“Y me lo envuelve para regalo, por favor. Y no, gracias, la modelo no la necesito, me la puede quitar. Para modelo, menda.” ahhhh, despiértate, Leticia. Pero qué bien me iba a sentar a mí ese vestido. De novia, de no novia, para recibir un Oscar, hasta para ir a la compra. Divino ¿verdad?
{Foto: Christian Dior via Dustjacket}