¿Qué os parece esta forma de enmarcar tu entrada a la iglesia o lugar de ceremonia? A mí me parece perfecta: divertida, sencilla, decorativa y original. Vale, las flores son maravillosas, pero hay mil otros sitios donde poder disfrutarlas e incluso puedes invertir más en la decoración floral del restaurante y convertir a tu ramo de novia en único protagonista durante la ceremonia. Y encima puedes llevarte los globos y centrar el reportaje fotográfico sobre ellos…

{Fotos: W. Scott Chester}