Parecen alas. Son plumas…❤️

Sé que es muy radical, pero es lo primero que pensé al ver estos vestidos. De llegar el acabose, que me pille mirando al mar, subida a unos buenos tacones, con una copa de champán en la mano y luciendo un vestidazo así ;). Y ya de vuelta a la realidad me pregunto ¿Cuántas horas de confección puede llevar cada una de estas joyas?¿Cuántos metros de tela, de plumas?¿Cuántos años de experiencia de patronistas y costurer@s tiene que haber ahí acumulada para llegar a esta perfección? Mientras yo sigo buscando respuestas a mis cuestionamientos retóricos, te dejo disfrutando de estos vestidos que pertenecen a su colección de otoño invierno de Krikor Jabotian de hace 3 temporadas. Sí, así de tendencias soy yo. Pues eso, que paso olímpicamente, que ya me dirá alguien qué tendencia puede esconderse en estos bordados, en estas múltiples capas de gasa, en cada una de estas joyas. Estoy convencida que estos vestidos se llevan hoy y se llevarán mientras haya gente capaz de hacerlos… y de pagarlos ;)

Hace ya tres años y medio te enseñaba más diseños suyos en este post

{Fotos: Orient Palms}