ana+novia+vestido+vintage+tirantes+ramo+y+tocado+flores+secas

Esta es Ana, la guapísima novia bonaerense que hoy protagoniza nuestra entrada. Ana -lectora de este blog! – y su marido Diego, eligieron casarse junto al mar en una quinta centenaria. Cuando ví estas fotos me quedé tan maravillada de todos los detalles y de las imágenes que le pedí a Ana que nos contara algo más sobre ese día.


Y una de las cosas que más me sorprendió fueron los prolegómenos al día B. Os dejo que ella misma os lo cuente: “Decidimos hacer la fiesta en esta quinta sobre la playa que construyó un familiar lejano hace mucho tiempo (1900 o algo así) y que conservamos entre todos los primos. Seremos como 50 familias compartiendo este gran lugar. El día fue el sábado 5 de marzo por la tarde, para estar un rato afuera disfrutando del lugar que por suerte nos tocó un día lindísimo, y la parte del baile de noche…./… hicimos todo nosotras, hasta las servilletas, los manteles, buscar las pelotas, comprar los floreros, armarlos, etc. Para los días antes cuando había que ejecutar todo lo planeado nos llevamos un séquito de amigos, éramos 25 personas. Estuvo divertidísimo y nos sentimos super acompañados en esos días que son tan especiales.”

Y ahora volvemos ya al día del enlace, con Ana y sus familiares posando en los jardines de la quinta. Creo que la luz de atardecer no hace sino realzar aún más la belleza de ese lugar.

¿Os habéis quedado prendadas de su vestido? Pues seguid leyendo: “El vestido lo compré hecho en un anticuario en San Telmo, un barrio de Buenos Aires típico para turistas. Tiene esa puntilla antigua como de algodón que es un sueño. Me quedó pintado y no tuve que hacerle nada. Un placer!”. Yo sólo puedo añadir que no se puede estar más guapa, Ana!!

“El tocado, ramo y butoniers me los hizo Laura Portela. Ella inventó un fórmula con la que hace que las flores vivan para siempre y hace unas cosas divinas!! Ademas, a mí me ayudaba poder tenerlo antes ya que como teníamos que ir antes a armar todo, se me hubiese complicado poder llegar un ramo con flores frescas. Y ahora lo tengo de recuerdo y lo uso de florero!”

A continuación podemos ver algunos detalles de cómo quedó decorada la carpa. Esos grandes pompones de papel en vivos colores me parecen una idea genial para dar vida al espacio.

Y con las velas encendidas sobre cada una de las mesas, el espacio cobra una magia muy especial…

Y la diversión no podía faltar en un día como este ¿verdad?

Ana, Diego, muchísimas gracias por compartir con nosotros vuestro día B. ¡Que vivan los novios!!

{Fotos facilitadas por la novia}