lucía baballa vestida de novia boda

Ya os lo decía hace unas semanas: creo que voy a abrir la categoría “Novias y bloggers“. Hoy Lucía, “madre trabajadora que busca día a día no morir en el intento”, del imprescindible Baballa -tierno, divertido e tremendamente inspirador si tienes peques-, comparte con nosotras algunas de las fotos de su boda, allá por julio de 2003. Tanto ella (protagonista absoluta de este post) como yo, en calidad de mera portavoz, esperamos que encontréis inspiración en su boda. Bueno, yo estoy segura de que la hallaréis en grandes dosis…

Eso sí, voy a dejar que sea la propia Lucía quien os lo cuente todo. Y es que siento debilidad por su humor gallego que queda reflejado aquí y en cada uno de sus posts. Y si os quedáis con ganas de más, os invito a conocer sus geniales “porque me caso“, donde además cuenta con más detalle cositas de su boda.

Y Lucía nos cuenta: “Me casé en una capilla de una parroquia al lado de mi casa a las afueras de Lugo. Una capilla donde sólo cabían unas 50 personas. Para la invitación le pedimos a un tío abuelo, Ramón Irago, que nos hiciese un cuadro, y la imprimimos. Eran láminas numeradas, así que luego mi invitación está colgada en más de una casa como cuadro.”

Otra de las ideas que me han gustado mucho es la de imprimir el menú en una cartulina y hacer con ellas los servilleteros. Y para que podáis ver un poco del sentido del humor de Lucía, aquí os pongo un extracto de una entrada de su blog: “Una vez que has logrado poner de acuerdo a tu padre, tu madre, tu suegra, tu suegro, tu media naranja y sabe dios quién más que opine los que vais a comer el día de la boda, llega la hora de decidir como se lo vais a contar a la gente ¿por qué en las bodas tenemos que poner el menú? la verdad es algo que no entiendo … yo que sé la gente va a la boda a estar contigo no a ver el menú.” Ja, ja, Lucía, por propia experiencia diría que no todo el mundo va a la boda a estar con los novios…;)

Ahora algo sobre el vestido y sus complementos: “mis pendientes eran muy especiales, de mi abuela que ya no está con nosotros -en la boda sí-. Me los dejó ella. Era mi algo prestado y también eran azules”.

 

“Te diré que no me probé ni un solo vestido de novia. Este lo vi en una revista (bueno, mi suegra) y con la revista me fui al diseñador y me lo hizo. Es especial porque es todo de rafia, enterito, y sobre todo porque no fui nada convencional, o gusté mucho o horroricé mucho, jajajaja”. Pues Lucía, lo único que puedo decirte es que a mí ¡me encanta!. Me gustan mucho los vestidos con volantes o detalles en la falda (creo que ya he subido unos cuantos en el blog) y la idea de que esos volantes sean de rafia me parece maravilloso.


“Me casé en casa de mis padres que tienen jardín… pero con una piscina en medio, así que o la tapabamos o la dejabamos en medio y obviamente la dejamos en medio. También se quedaron algunos árboles. Así era casi como estar en el jardín pero debajo de una carpa y gracias a dios, porque fue uno de los días que más llovió en Galicia ese año 2003.”


“Supongo que te imaginarás como acabó la fiesta a las 8:00 de la mañana, yo por lo menos me logré poner el bañador, el novio fue con camisa y corbata!”.
Bueno, Lucía, con lo de la piscina y la carpa me has dejado alucinada.

¿Qué os ha parecido la boda de Lucía? A mí también me hubiera encantado el poder celebrar una boda en casa, bajo una carpa como esta y con una piscina en medio. Un lujo de verdad ¿no os parece? Y no os olvidéis pasaros por el blog de Lucía para ver todos los detalles…