Si elegiste a Manuel Mota como diseñador de tu vestido de novia, no se me ocurre mejor homenaje a su persona y a su trabajo, hoy que hemos conocido su fallecimiento, que sacar ese vestido del armario, colgarlo bien a la vista, tocar su tela, disfrutar de cada detalle, de cada costura e incluso, porqué no, volver a ponértelo. Cerrar los ojos por unos momentos y dejar que tus pensamientos se llenen de los recuerdos positivos que seguro sentirás al recordarte con él puesto en tu día B. 
Descanse en paz.