monte+de+cutamilla+suarez
Hoy por fin vengo a contaros casi todos los detalles del viernes pasado. Y digo casi, porque tengo como para otros 3 posts más… Un día inolvidable de la mano de Joyería Suárez y en compañía de Indara de El Sofá Amarillo, Cristina de Una Boda Original, Cru de Disfrutando con los Preparativos y Marina de A-Típica, además de un equipo de Telva, parte del cual ya conocía de esta otra aventura… (no dejéis de hacer clic en los enlaces para ver cómo cada una de ellas os cuenta su experiencia. Me he pasado un buen rato leyendo sus posts y recordando un montón de detalles que se me había pasado fotografiar). Un día que empezó en Madrid, frente a la joyería Suárez de Serrano donde nos esperaba un microbús hacia un destino que por el momento era secreto.

Un día que continuó al aire libre, con flores
burbujas (qué mejor forma de empezar!!)…
… un aperitivo refrescante y delicioso a cargo de Mara Catering y y unas joyas de quitar el hipo. Diamantes de Suárez. El tema prometía mucho… muchísimo!!
Nos habían preparado una mesa de “trabajo” al aire libre (lo siento, tengo que entrecomillarlo, que decir trabajar en este entorno suena a tomadura de pelo ;)), en los jardines de Monte de Cutamilla. Ah, sí, nos habíamos ido hasta la provincia de Guadalajara, muy cerquita de Sigüenza. La idea era conocer la colección Grace de Joyería Suárez, su colección de joyas de oro blanco con diamantes de menos de un quilate. Ideales. Fascinantes.
Aquí está el equipo de Joyería Suárez que nos acompañó ese día: Rubén García, el encargado de adentrarnos en el mundo de los diamantes a través de una mini master class sobre tipología, tallado, color y Beatriz, Andrea y Carmen. Especialmente interesante fue la explicación sobre el cuidadoso proceso de selección de los diamantes que Suárez realiza por todo el mundo (realmente increíble!) que es clave a la hora de ofrecer unas joyas de primerísima calidad. Vamos, que casi nos hacemos expertas ;). A todos ellos un GRACIAS enorme!!
Estas son algunas de las sortijas de la colección Grace. Seguro que muchos reconoceréis la de la izda… (la lleva siempre puesta una tocaya y paisana mía)
Ja, ja, le he tomado estas dos fotos prestadas a Indara ;). La del fondo, de gafas galácticas, es quien escribe…

 

flechas
corazones
Una experiencia realmente fascinante fue la de ver un brillante a través de una lupa de aumento para comprobar cómo es un brillante bien tallado por su parte superior, con un dibujo que parecen flechas, e inferior, con esos corazones. Descubrir, a fin de cuentas que cuando llevas un brillante puesto, llevas contigo un montón de corazones..
Aquí vemos la mesa donde estaban expuestas muchas de las joyas para que pudiéramos crear nuestros propios bodegones. Sin embargo, yo no era capaz de dejar de sacarles fotos tal cuál. Sin aderezos. Y es que verlos simplemente brillar a la luz del sol tiene algo de hipnótico…
Aunque no me digáis que el atrezzo era de lo más atractivo…
Hasta aquí la primera entrega de mi crónica de un día con diamantes… Suárez. Mañana os mostraré unas selección de piezas de aire antiguo perfectas para novias con un aire vintage de esta misma colección Grace y en breve, el resto de la historia. Y si no queréis esperar a saber qué hicimos justo después siempre podéis ver las entradas publicadas por mis compis de aventura (arriba, en el primer párrafo).
¡Hasta mañana!

{Fotos: hechas por mí salvo la 2 -claro, entre hacerle la foto al champán y lanzarme a él, la elección era evidente- y en las que estoy yo, que se las tomé prestadas a Indara ;)}