vestido+delphine+manivet+espalda+aire

Heather, norteamericana, y Neal, originario de Gran Bretaña, eligieron la campiña inglesa para celebrar su boda. Ella iba espectacular con vestido de Delphine Manivet de espalda al aire (no hay novia vestida por esta diseñadora francesa que me deje indiferente) y unos zapatos en rosa empolvado de Christian Louboutin; él eligió un traje de Tom Ford. Por cierto, el colgante que llevó Heather, esa brújula antigua, fue un regalo de su marido por un pasado cumpleaños, aunque según ella misma cuenta, su joya más valiosa es la pulsera con colgantes de su abuela que lució ese día y que podemos ver en la foto justo debajo.



Las damas de honor iban también impresionantes con esos vestidos de Vera Wang y el banquete se celebró en un edificio del s. XVI, llamado Babintong House. Por cierto, cómo me gustan los novios de invierno con trajes de príncipe de gales…
Me resulta genial la idea de conducir a sus invitados desde la iglesia al banquete en un típico autobús de dos pisos.

Un detalle que me ha encantado. Como las navidades estaban próximas, los novios regalaron a sus invitados un adorno navideño para el árbol con la forma del coche que usaron ese día. Un Rolls Royce propiedad del abuelo de la novia que al parecer fue uno de los productores de la saga 007. A ver quién supera eso…

Y claro, si tienes un tipazo como el de esta novia, es una pena no aprovechar a lucir piernas a la hora del baile ;)

Ah, por cierto, os dejo con un propósito para este 2012: publicar más a menudo!!!!
{Fotos: Aaron Delesie via Martha Stewart Weddings}