Como casi todo lo que toca Joanna, las invitaciones de su reciente boda neoyorkina son de lo más original, divertido y audaz que he visto últimamente: unas maxi invitaciones de tamaño poster que enviaron enrolladas en tubos. Y como ambos, Joanna y su recién estrenado marido, Alex, tienen raíces en Gran Bretaña, querían darle un ambiente marinero al asunto además de un toque único, de ahí la tipografía hecha a mano. El diseño corrió a cargo de unos amigos suyos diseñadores (supongo que, en cierto modo, eso ya es toda una garantía del resultado final ;)).

 

{foto: Max Wanger via A cup of Jo}