boda-en-la-playa

Pues eso, lo que más me ha gustado de esta boda al aire libre es precisamente el toque surfero que los contrayentes dieron al enlace: la decoración y ambientación del espacio, el atuendo de novios y testigos, el lugar elegido a menos de 200 kilómetros de la ciudad de Nueva York…. La novia iba de corto -aunque creo que habría ido mucho más guapa con el pelo menos “formal”- y con unas sandalias fucsia, un acierto para dar el punto desenfadado al conjunto. Todo un contrapunto visual a la boda que está empezando a celebrarse con toda pompa y boato en la ciudad de Londres. Ya os voy contando…






{Fotos: Brookelyn Photography}