Nuestra novia de hoy, Adriana, es sin duda una novia tradicional. Una espectacular y guapísima novia con un vestido de los de novia de verdad firmado por Teresa Palazuelo. Me ha encantado esa especie de sobrefalda con el interior dorado a modo de cola y los riquísimos encajes de la cintura. Pero sobre todo, lo que más me ha llamado la atención de su estilismo es la forma de lucir sobre su frente esa pulsera de herencia, proveniente de la familia del novio. Si vas a llevar una joya de importancia, mejor que luzca en todo su esplendor ¿no os parece?



Y también me ha gustado mucho el interior de la carpa que tuvieron que colocar en el exterior para albergar a los casi 500 invitados a la hora del baile, abierta por los laterales, con sus zonas chill out, las telas del techo… Ah, y la profusión de tocados y sombreros. Yo habría sido feliz con poder ver a las invitadas en vivo en directo. ¡Cuánto color!!. Por cierto, todas las fotos son de la fotógrafa