Me parece una idea perfecta para regalar a un par de novios: unos cubiertos antiguos, auténtico vintage, personalizados con un Mr & Mrs -o lo que se os ocurra-, para que los usen el día de su boda y los conserven toda su vida como recuerdo. Ah, claro y para que año a años los saquen de la vitrina para celebrar ocasiones especiales… Los podéis comprar hechos o quizá buscar unos cubiertos antiguos y mandarlos a acuñar a algún sitio y darle así el toque personalizado definitivo (por cierto, yo tengo cubiertos de alpaca antiguos desparejados que he ido coleccionando, por si puedo serviros de ayuda…)