101

Si el viernes os traía una boda llena de encanto celebrada en un entorno rural, la de hoy, protagonizada por Carmen y Alejandro viene a engrosar la aún no muy nutrida de bodas rural-chic, que a este paso, promete categoría propia en unas semanas… Y es que para mí este tipo de enlaces tienen un encanto extra, una delicadeza muy especial, al alcance de quienes son capaces de disfrutar y valorar las cosas sencillas. Aquí el lujo es el ambiente, el entorno… y un día soleado, claro ;). Ella va impresionante con un vestido firmado, de nuevo, por Helena Mareque (lo del ambiente campestre ¿irá unido a los vestidos que salen de su atelier???). En fin, os dejo disfrutando de la cálida brisa que desprenden las fotos…




{Fotos: via El Atelier}