Normalmente las mujeres más guapas de una boda (con permiso de las novias, claro está) suelen ser para mí aquellas que independientemente de su edad o constitución física se atreven con algún complemento inesperado. Aquellas que saben cómo dar un toque especial a un conjunto con una cartera o bolso, unos zapatos, un peinado o un tocado original. Ah, y que además los llevan con gracia y naturalidad. Normalmente no suelen ser aquellas con las joyas más llamativas ni los vestidos más caros…

Y si, al fin y al cabo, todo lo que rodea a una boda, excepto el amor incondicional de los novios ;) es puro teatro… ¿Por qué no atreverse??

{Fotos: Chris Nicolls}